Tu navegador no soporta JavaScript!
logo-preloader
ENVÍO GRATUITO A PARTIR DE 30€

La Dieta de los Colores


Las dietas “milagrosas”, esas que prometen acabar con los kilitos demás en sólo semanas o días, suelen estar asociadas con un régimen alimenticio en el que se suprimen alimentos, haciendo que dejemos de consumir nutrientes y minerales fundamentales para nuestro cuerpo. Si eres de lo que sigue o ha seguido este tipo de dietas te recomendamos que sigas leyendo, pues las dietas “milagrosas” pueden ser perjudiciales para tu salud. A continuación, te explicamos en qué consiste La Dieta de los Colores.

La clave del éxito para conseguir el peso ideal, y a su vez mejorar tu salud, es mantener una alimentación balanceada en donde al menos el 80% de los alimentos que consumes sean naturales. Además, realizar algún deporte o alguna actividad física regularmente.

La Dieta de los Colores es muy simple: sólo tienes que consumir cada día frutas, verduras y hortalizas frescas (preferiblemente orgánicas) que completen los colores Morado o Azul, Rojo, Verde, Blanco y Amarillo o Naranja.

Ahora bien, qué significa cada color…

Los alimentos Morados o Azules contienen altas dosis de antioxidantes, así que ayudan a combatir los radicales libres de nuestro cuerpo y previenen su deterioro. Algunos ejemplos son: arándanos, uvas, ciruela negra, mora, higo, remolacha, berenjena.

Los alimentos Rojos son ricos en licopeno y caroteno, lo que contribuye a mejorar la circulación de la sangre y los niveles de colesterol, evitando enfermedades cardiovasculares. Por ejemplo tenemos: tomate, rábano, remolacha, pimiento rojo, manzana, granada, fresa, sandía, frambuesa.

Lo alimentos Verdes son ricos en fibra y ácido fólico, así que cuentan con propiedades digestivas y depurativas, mejorando la salud de nuestro hígado. Algunos son: espinaca, espárrago, alcachofa, brócoli, lechuga, acelga, col, kiwi, Matcha.

Los alimentos Blancos suelen tener un compuesto llamado alicina que tiene propiedades medicinales, por lo que este tipo de alimento suelen aumentar nuestras defensas y mejorar nuestro sistema inmunológico. Por ejemplo están: ajo, cebolla, puerro, nabo, coliflor, champiñones, pera.

Los alimentos Amarillos o Naranja son ricos en betacaroteno, por lo que tienen propiedades antioxidantes y protectoras de la piel. Por ejemplo: Calabaza, zanahoria, boniato, Cúrcuma, naranja, limón, mango, melocotón, maracuyá, plátano, piña.

Si bien no siempre es posible añadir alimentos de cada color en un mismo plato, lo importante es que estén presentes a lo largo de todas las comidas que hagamos cada día. De esta manera estarás consumiendo las vitaminas, minerales y fibra necesaria para acelerar tu metabolismo, por lo que quemarás grasas más rápidamente, y además te mantendrás saludable.



COMPARTE ESTE POST