Tu navegador no soporta JavaScript!
logo-preloader
ENVÍO GRATUITO A PARTIR DE 30€

Origen del Matcha. Así empezó todo...


Como sabemos, el Matcha ha existido por siglos, pero quizás no lo estaríamos tomando hoy en día si no fuera por el budismo. Esta popularidad que hizo que el matcha reencarnara, se la debemos a los monjes japoneses, los cuales durante todo este tiempo, elevaron el consumo de matcha a una forma de arte.

Si tenemos que señalar a alguien como el responsable de que el matcha se hiciera popular en el mundo, ese es Myoan Eisai. Un monje zen influyente en la historia del Matcha.

En un viaje a China, Eisai descubrió el budismo zen y el matcha y decidió pasar el resto de su vida enseñando sobre ambos en su natal Japón. Se dio cuenta de que beber matcha mejoró sus sesiones de meditación mediante la producción de un estado de alerta y calma. (Hoy sabemos que esto se debe a la interacción de la cafeína y la L-teanina).

Eisai estableció el primer templo Zen en Japón. Amaba tanto su tiempo de meditación que escribió un super influyente libro, Kissa Yojoki, o "Cómo mantenerse saludable bebiendo té". Su primera frase es "El té es el último remedio mental y médico y tiene la capacidad de hacer su vida más plena y completa". Totalmente de acuerdo con esto.

Aunque el consumo de matcha disminuyó en China, monjes como Eisai lo convirtieron en la bebida imprescindible en Japón. Pronto todo el mundo estaba bebiendo matcha - incluso los samurai preparándose para la batalla!

A medida que la popularidad del matcha creció en Japón, los monjes fueron claves para encontrar nuevas maneras de refinar el polvo y mejorar su sabor - ¡gracias a ellos se creó el Matcha que conocemos y disfrutamos hoy en día!



COMPARTE ESTE POST